Perlas Tahitianas, Perlas Negras.

Las Perlas Tahitianas, ó Perlas Negras, como también se las conoce, son aquellas perlas cultivadas mediante una esfera y un trozo de mantilla injertados en la gónada de una ostra, conocida como Pinctada Margaritifera Cumingii  u ostra de labio negro, en las islas de la Polinesia Francesa.


Tamaño.

Las Perlas Tahitianas son grandes. Van de 9 a 14mm. de diámetro en su tamaño y, en ocasiones especiales, alcanzan los 16mm. e incluso 18mm. Su tamaño medio va de los 9mm. a los 11mm.

Color.

Las Perlas Tahitianas fueron introducidas en el mercado internacional, por primera vez, a mediados de los años 70 del siglo pasado, como "Perlas Negras", por ser sus colores oscuros, pero en realidad, las negras son las más escasas.

Pueden ser grises, negras y marrones y pueden tener sobretonos que van del azul al verde, (Pavo Real), morados, (Berenjena), verde/amarillentos, (Pistacho), ó rosados. La combinación de varios colores y sobretonos,  pueden formar collares sorprendentes que resaltan por su gran belleza, sobretodo, si están bien emparejadas en cuanto a tamaño, forma, lustre y calidad de la superficie.

Sus colores, francamente, son fascinantes... y se deben a la ostra que las produce, la ostra de labio negro.

Forma.

Aproximadamente, el 40% de la producción es esférica. Redonda ó casi redonda. Un 20% es ovalada, en forma de botón, ó en forma de gota.. El 40% restante lo componen Perlas barrocas, (irregulares), ó semi-barrocas. Ultimamente, las formas barrocas, han alcanzado gran popularidad entre los diseñadores y los consumidores. A mucha gente le gusta su irregularidad, que las hace únicas.

Lustre.

Siendo el lustre la carácterística más importante de las Perlas, las Tahitianas tienen un lustre que vá del normal al excelente. Algunas se acercan a un brillo metálico, que les dá una apariencia exótica, especialmente cuando ese lustre se combina con sobretonos variados. Por ejemplo, Pavo Real con un sobretono rosa y combinamos esa imagen con cromo...

Superficie.

La superficie de las Perlas Tahitianas, puede ir de "limpia" (muy raro), a tener bastantes "pequeños puntos". Raramente se dán estos dos extremos. Lo normal, es que tengan algunos pequeños puntos, lo cual no las hace desmerecedoras de su extraordinaria belleza.

Calidad del Nacar.

La calidad del Nacar de las Perlas de Tahití, suele ser bastante buena.

En la siguiente foto se pueden apreciar los distintos tonos de estas maravillosas gemas que son las perlas Tahitianas. 


Perlas Tahitianas, Cosechadas hasta casi su extinción.

No solamente estas Perlas son bellísimas, sinó que también la madreperla que contienen las ostras en su interior, es de una extraordinaria belleza. Los nativos usaban la madreperla para hacer objetos ornamentales y también anzuelos y otros utensilios. Por aquella época, las ostras de labio negro abundaban en las aguas poco profundas de la costa de sus islas.

El explorador Portugués Fernando Magallanes, que navegaba bajo pabellón Español, fué el primer europeo en llegar a la polinesia Francesa, en el año 1521. Casi dos siglos y medio después, fué seguido por los Franceses  y por los Ingleses, entre ellos el Capitán James Cook, en el año 1769.

En Europa, la madreperla que contenian las ostras, era muy popular para la fabricación de botones, decoración de muebles, así como para adornar, también, los mangos de las cuberterías de plata. En el año 1850, las reservas de ostras habian disminuido hasta casi su extinción.

No fué hasta el año 1960, que el veterinario Francés Jean-Marie Domard, comenzó a investigar sobre el cultivo de Perlas. Tres años más tarde, obtuvo 1.000 Perlas de gran calidad, después de haber injertado unas 5.000 ostras de labio negro.

Foto de Atolón en la Polinesia Francesa, concretamente, en las Islas Tuamotu.

Creando y alimentando
la demanda.

Durante los primeros años, las Perlas Tahitianas eran casi desconocidas en Occidente. Los primeros retos de los primeros perlicultores, fueron :

  • Producir perlas cultivadas de Calidad-Gema.
  • Establecer un mercado para estas Perlas.

Fué Salvador Assael, un Joyero establecido en Nueva York, quién se ocupó de crear la demanda. Assael ya habia tenido que ver con Perlas Australianas y sabía que para tener éxito con las Perlas Negras Tahitianas, necesitaba un suministro consistente de producto de gran calidad.

Puesto que en el mercado ya existían perlas negras teñidas procedentes de Japón, Assael decidió que era importante demostrar que las Tahitianas eran de color natural. En 1976, envió unas muestras al Laboratorio del GIA (Gemological Institute of America).

El GIA examinó las Perlas y certificó por escrito que su color era natural. Esto influyó de una manera muy positiva en la opinión del consumidor y ayudó a borrar cualquier duda existente hasta entonces sobre la naturaleza del color de las Perlas cultivadas en Tahití. A partir de entonces, campañas publicitarias y de relaciones públicas, establecieron que los productos de la Polinesia Francesa, eran las primeras Perlas Negras de color natural existentes en el mercado.

Con el éxito obtenido, ahora era el turno de los perlicultores de producir cantidades suficientes para abastecer la demanda. En el año 1972, la Polinesia Francesa exportó las suficientes Perlas para satisfacer solamente a unos cuantos joyeros de Europa y de los Estados Unidos. Aproximadamente 1.5 kgs, por valor de 3.663 Dólares, equivalentes a 2.817 Euros.

En 1996, después de esfuerzos continuados de promoción y de importantes avances en el cultivo, las cifras de producción en la Polinesia Francesa, ya alcanzaban las 5.1 toneladas de Perlas, por un valor superior a los 152 millones de dólares, equivalentes a unos 117 millones de Euros.

El cultivo de las Perlas Tahitianas, ocupa hoy el segundo puesto en importancia en la industria de la Polinesia Francesa. La perlicultura ha madurado rapidamente, adaptándose para satisfacer los retos únicos de estas paradisíacas Islas.

Vea aquí como se cultivan las perlas Tahitianas o perlas negras.

Como continuación a las Perlas Tahitianas, pasamos a ver las Perlas Australianas.


Home iperlas.com          cultivo de perlas