Las mareas rojas
pueden ser devastadoras.

Las mareas rojas han sido una plaga para las granjas marinas de Perlas, durante más de 100 años. Su causa se debe a la intensa concentración de unos micro-organismos parecidos a las plantas, que flotan libres en el océano. Estos micro-organismos se llaman fitoplankton.

A continuación, vemos la imagen de una Marea Roja, justo en la rompiente de una ola.

En condiciones normales,
el fitoplankton es beneficioso.

El fitoplankton consume dióxido de carbono y produce oxígeno, por lo tanto, es beneficioso para la vida en el mar, pero, como todo en la vida, su exceso puede ser fatal. Esto ocurre cuando estos micro-organismos crecen demasiado deprisa y forman extensas manchas muy densas también llamadas "flores de algas". Estas manchas están situadas cerca de la superficie.

Consumen todos los nutrientes
del agua.

Su número es tan elevado, que dejan la zona afectada sin comida para el resto de vida marina. Después del "festín", mueren y se hunden hasta el fondo del océano, donde se descomponen. Esto deja al fondo del mar sin oxígeno, lo cual, a su vez, ahoga a la vida marina cercana. Pero el daño aún no termina ahí. Por si fuera poco, los micro-organismos muertos segregan un veneno que también mata a peces y otras formas de vida marina, incluidas las ostras de las granjas productoras de Perlas.

Cuales son las causas de
las mareas rojas ?

Las causas por las que se forma una marea roja, pueden ser, entre otras, la subida de la temperatura de la superficie del mar, la baja salinidad, el alto contenido de nutrientes, mar en calma y la lluvia seguida de días calurosos durante los meses de verano.

Además, las algas que las forman, pueden ser arrastradas largas distancias por los vientos, las corrientes, los temporales, e incluso por los barcos.

Estas mareas, a pesar de llamarse rojas, no siempre lo son. De hecho, pueden ser amarillas, marrones, verdes ó vióleta oscuro.

Granjas de Perlas afectadas
por mareas rojas.

El primer incidente que se recuerda de una granja de Perlas afectada por una marea roja, se remonta a 1892, en una granja en Japón, de Mikimoto. En aquellos tiempos pioneros del cultivo de Perlas, las mareas rojas eran devastadoras. Las ostras nucleizadas, estaban simplemente depositadas sobre el lecho marino y no estaban suspendidas en redes ó metidas en cajas de alambre, como sucede hoy en día. Cuando se formaba una marea roja, los perlicultores no tenian manera de retirar las ostras y desplazarlas a aguas más seguras.

En el año 1934, una marea roja causó grandes destrozos en las granjas japonesas de Akoyas. Más recientemente, en el año 1992 una especie de fitoplankton hasta entonces desconocido, formó una nueva marea roja en la histórica Ago Bay, también en Japón, devastando, en solo unos minutos, todas las granjas de la región.

Los perlicultores, dejando de lado el color ó las causas, temen una marea roja.


Home iperlas.com          cultivo de perlas