John Frederick Boepple. Pionero en la Fabricación de Botones de Nácar en el Rio Mississippi.

John Frederick Boepple fue, sin lugar a dudas, la persona que le dió un gran impulso a esta industria en los Estados Unidos.

No hace tanto tiempo que la gran mayoría de los botones que se usaban tenían una calidad y un brillo especial. de hecho, no hay más que ver las camisas, blusas y vestidos que se usaban recientemente, en los años 1970, para darse cuenta de la amplia presencia de estos brillantes y suaves botones en muchas de nuestras prendas de vestir. Están hechos de madreperla, que es la capa que cubre la parte interior de las cáscaras de ciertos moluscos y que está hecha de nácar, al igual que las perlas. Con anterioridad al final del siglo 19, los botones eran un producto de importación en los Estados Unidos. Esto fué así, hasta que un nuevo personaje irrumpió en el escenario : John Frederick Boepple.


Boepple provenía de una familia de fabricantes de botones y fué durante su juventud que adquirió los conocimientos y la experiencia necesarios en Alemania y Austria, hasta el año 1887, en el que su vida dió un importante vuelco. Con anterioridad a ese año de 1887 se aplicaron tarifas arancelarias para la importación de materiales cada vez más duras y. ya que Boepple usaba predominantemente cuernos y ostras para la fabricación de botones, este hecho hirió mortalmente el negocio de Boepple. Si algo podía empeorar más las cosas, resulta que su mujer se murió repentinamente. Con nada que le atara en la Alemania de finales del siglo 19, John Frederick Boepple emigró a los Estados Unidos, de donde el sabía que provenían los mejores moluscos para la fabricación de botones de manera abundante. Las riberas del Rio Mississippi.

El camino no le iba a ser fácil a Boepple. No hablaba nada de inglés. No tenía ni amigos ni contactos en los Estados Unidos. De cualquiera de las maneras, Boepple mantuvo el foco en la labor con la que soñaba y a pesar de trabajar de manera interrumpida para granjeros y negociantes en Illinois, durante este periodo también aprovechó bien el tiempo aprendiendo a hablar inglés. Fué entonces cuando comenzó a buscar viejas piezas de maquinaria que le pudieran servir para construir un torno con el que fabricar botones de nácar.


John Frederick Boepple Torneando Botones de Nácar.

Fué entonces cuando comenzó a cambiar la suerte de John Frederick Boepple. La Tarifa McKinley de 1890, que era la réplica de lo que años antes había sucedido en Europa, es decir, la protección arancelaria, endurecía las importaciones de productos a los Estados Unidos. Este cambio, esta vez, benefició a Boepple en tanto en cuanto que al contar con la materia prima, se colocaba en una posición idónea, ya que la Tarifa McKinley protegía a la industria norteamericana de la importación de botones de Europa, actividad que había ocurrido hasta entonces sin ningún problema. Por la doble causa que la industria botonera estaba sufriendo en Europa debido a la escasez de materiales baratos y el hecho de que los costes de importación habían aumentado en los Estados Unidos para la compra de los ya escasos botones disponibles en Europa, los Estados Unidos estaban ya maduros para tener su propia industria botonera.

John Frederick Boepple Supo Aprovechar la Oportunidad.

Como buen emprendedor que era, Boepple se dió cuenta de que su momento dulce había llegado. Alguien le dió el dato de que en Muscatine, Iowa, habia grandes reservas de moluscos de cáscara gruesa, que era lo que Boepple estaba buscando para la fabricación de los botones. Procedió a construir el mejor equipo posible partiendo de las distintas piezas mecánicas que había estado atesorando y rapidamente comenzó a fabricar botones de nácar, en lo cual era muy bueno. La voz de que ahora los botones de nácar o madreperla se podían comprar en los Estados Unidos, corrió velozmente a lo largo y ancho del País. Pero no solo eso, sino que estos botones eran, logicamente, más baratos que los importados...

Quién No Vió Alguna Vez Estos Cartones de Botones de Nácar en Una Mercería...?

Entonces cuando dos inversores, I.A.Kerr y William Molis, se interesaron en el pequeño negocio de Boepple y quienes le animaron a crear la primera gran fábrica de botones de nácar procedentes de moluscos de agua dulce o freshwater en los Estados Unidos e incluso en el Mundo, puesto que los fabricantes europeos no fabricaban los botones en fábricas. por desgracia para Boepple, Kerr y Molis no entendieron la delicadeza necesaria para trabajar con madreperla y compraron la maquinaria equivocada para este proceso. Estaban ansiosos por llegar a producir masivamente, lo que Boepple consideraba basicamente como "obras de arte". La unión pronto llegó a su fin y mientras que la fábrica de Kerr y Molis siguió produciendo botones, Boepple también fabricó botones en su casa, para a continuación abrir su propia fábrica y operarla a su manera.

Muscatine era un hervidero de actividad con este nuevo negocio. En 1905 ya contaba la ciudad con medio centenar de fábricas, al margen de otras muchas que fueron creciendo a lo largo del Rio Mississippi, y producia más del 30% de todos los botones que se fabricaban en el Mundo. No transcurrió mucho tiempo hasta que alguien se las ingenió para encontrar un nuevo método para automatizar el proceso de la fabricación de botones de madreperla, convirtiendo el método más artesanal de Boepple en obsoleto, sobre todo en cuanto a la productividad.

Boepple cesó de fabricar botones y orientó su vida hacia el nogócio de comprar moluscos para otros fabricantes de botones de la zona. pronto se dió cuenta de que la calidad de los moluscos había disminuido considerablemente y no solamente eso, sino que se sintió desolado al comprobar que el "boom de los botones" había traído consigo el agotamiento de las reservas naturales de moluscos del Rio Mississippi. Fué entonces cuando comenzó a trabajar para la Fairmont Biological Station, en Iowa, (la Estación Biológica de Fairmont, Iowa), que era una iniciativa del Congreso fundada en 1908 para investigar sobre la manera de propagar el crecimiento de los moluscos para abastecer de materia prima a esta lucrativa industria Americana.

John Frederick Boepple modificó la principal herramienta usada para la recolección de ostras, de tal manera que las modificaciones implementadas salvaban a gran cantidad de alevines de ostras de ser "pescados antes de tiempo", permitiendoles crecer más y por lo tanto, multiplicarse mejor.

Durante su trabajo en estas funciones, John Frederick Boepple se hizo un corte en un pié con una ostra que estaba rota. A los pocos meses de este percance, Boepple falleció por envenenamiento en la sangre en un Hospital de Muscatine.

John Frederick Boepple es considerado el creador de una industria que benefició a la ciudad de Muscatine, en Iowa, creando puestos de trabajo y riqueza a la ciudad durante muchos años. Convirtió a la Ciudad en "Capital Mundial de los Botones de Nácar".

Muscatine, la Perla del Mississippi.

Estación Biológica de Fairmont, Iowa.

En la Fairmont Biological Station, Iowa, (Estación Biológica de Fairmont, en Iowa), Trabajó John Fredercik Boepple y contribuyó al estudio para preservar la vida de los moluscos perlíferos en el Medio Oeste Americano, que corren grave peligro de extinción, debido al exceso de pesca de los mismos.  En la siguiente foto, se ven las instalaciones de este Centro. Los cuatro edificios pequeños son laboratorios y el edificio grande es el de administración. La estación está situada a las afueras de Muscatine, Iowa, a las orillas del Rio Mississippi. 


Si quiere saber más sobre la interesante vida de este pionero y emprendedor, John Frederick Boepple, visite http://www.muscatinehistory.org Esta web pertenece al Muscatine Pearl Button Museum, (El Museo de Botones de Nácar de Muscatine).

Para ir a nuestra interesante página sobre Madreperla, pulse aquí.

Si desea retornar a la página principal de iperlas.com pulse aquí.


Home iperlas.com          cultivo de perlas