Botones de Nacar. 

Allá por el año 1905, Muscatine, Iowa, se dedicaba a la fabricación de botones de nacar. Una Ciudad de unos 30.000 habitantes en el Medio Oeste Americano, ya fabricaba unos 1.500 millones de botones de nácar al año. Un 37 % de todos los botones de nacar del Mundo, procedían de Muscatine. Esta actividad hizo de esta Ciudad la Capital Mundial de los Botones de Nácar.


El auge y declive de los botones de nácar, ocurrió a lo largo de 75 años. En su momento álgido, esta industria puntera automatizada llegó a dar empleo a la mitad de la capacidad laboral de Muscatine. El artífice de esta interesante y lucrativa actividad, fué un inmigrante alemán, de nombre John Frederick Boepple. 

En un  momento dado, llegó a haber en Muscatine 49 fábricas de botones de nacar !

Unas décadas después, la indústria de la fabricación de botones de nacar de los Estados Unidos se vió obligada a cerrar sus puertas, debido a varios factores. La competencia del extranjero, los cambios en la moda, la disponibilidad limitada de recursos de moluscos y el desarrollo y refinamiento posterior de los botones hechos de plástico.

Aparentemente y debido a una curva que el Mississippi describe a su paso por Muscatine, los moluscos se acumulaban en esta curva y representaban una materia prima barata y a disposición de las fábricas en grandes cantidades.

De los moluscos se aprovechaba una parte, la central de ambas cáscaras, para el troquelado de los botones, pero claro, estos moluscos, que son de considerable tamaño, una vez troquelados los botones, dejaban una enorme cantidad de conchas a las que había que darles un uso, pues se trataba de millones de moluscos. A menudo, el resto de los moluscos, lo que quedaba como desperdicio, era empleado como relleno en la construcción de carreteras.

Marisqueo en el Mississippi.

La industria de los botones de madreperla o nácar daba empleo a miles de pescadores de moluscos en el Mississippi, conocidos como mariscadores. Con un coste de arranque mínimo, más el potencial de poder encontrar alguna perla, el marisqueo se convirtió en la fiebre del oro del Río Mississippi.

Familias enteras se reunían en campamentos a las orillas del gran río. Los hombres iban en sus barcas a la recolección de moluscos, mientras que mujeres y niños se dedicaban a la apertura de dichos moluscos, su limpieza y la preparación de las placas para su posterior entrega y venta a las fábricas, que estaban siempre necesitadas de materia prima, debido a la enorme demanda.

Ya en el año 1908 y continuando hasta el año 1920, la industria del marisqueo en Muscatine y sus alrededores, movía entre 40.000 y 60.000 toneladas de moluscos al año, representando un valor de entre 800.000$ y 1.000.000 de $.

Los mariscadores ampliaron su territorio moviéndose a otros 19 Estados a medida que la industria crecía y los bancos de moluscos locales se vaciaban. Los primeros signos de extinción de las reservas de moluscos del Mississippi, llegaron a los 10 años del comienzo de esta industria. Se tomaron las correspondientes medidas a nivel gubernamental y se estableció la Estación Biológica de Fairport, a las afueras de Muscatine, para estudiar la propagación de los moluscos en la zona.

Imagen de Marisqueo en el Mississippi.

Troquelado de los Botones de Nacar.

Si desea visitar el interesante Museo de Botones de Nácar de Muscatine, Iowa, pulse aquí.

Si desea saber más sobre la interesante vida de John Frederick Boepple, el gran pionero, emprendedor y creador de la industria de fabricación de botones de nácar en el Medio Oeste Americano. Pulse aquí.

Para volver a nuestra página sobre Madreperla, pulse aquí.

Si desea volver a la página de inicio de iperlas.com, pulse aquí.


Home iperlas.com          cultivo de perlas